Esta es la bacteria capaz de generar cables eléctricos de última generación

Se trata de bacterias de la familia Geobacter, las cuales son capaces de crerar nanocables de alta conductividad de manera natural.


Se trata de filamentos de proteínas que las bacterias utilizan para hacer las conexiones eléctricas con otros microbios o minerales y, a diferencia de los hilos electrónicos sintéticos, estos nanocables son producidos de manera completamente natural y sin ninguna clase de componente tóxico.

Los nanocables de origen bacterial son un material electrónico revolucionario con ventajas comparativas sobre los materiales artificiales”, explica Derek Lovley, director de la investigación.

Sintetizar nanocables en el laboratorio requiere de químicos tóxicos, altas temperaturas, costosos equipos y materiales además de mucha energia. Por el contrario, los nanocables microbianos pueden ser producidos en masa, a temperatura ambiente, a partir de materias primas renovables de bajo costo y en biorreactores con requerimientos energéticos mucho más bajo. Además, el producto final está libre de componentes tóxicos.

Hasta ahora, el equipo de investigación había estado trabajando con nanocables de una sola bacteria, denominada Geobacter Sulfurreducens. Este microbio es una proteobacteria mesófila que forma parte de suelos y sedimentos. La especie Geobacter, que Lovley descubrió en el año 1987  tiene multiples variantes, y desde hace años han despertado el interés de los investigadores debido a su potencial para la bioenergía y su capacidad de transferencia de electrones.

Sin embargo, en un nuevo estudio encontraron que otra variante, la Geobacter Metallireducens, produce unos nanocables miles de veces más conductivos. Los científicos analizaron el gen responsable de generar la proteína que hace los hilos y lo utilizaron para modificar la bacteria Sulfurreducens, lo que dio como resultado que esta especie ahora sea capaz de producir nanocables muchos más conductivos de los que producía naturalmente.

Hemos descubierto que la Sulfurreducens puede expresar genes de filamentos de muchos tipos diferentes de bacterias, esto hace que sea sencillo producir una diversidad de filamentos en el mismo microorganismo y estudiar sus propiedades en condiciones similares” indica Lovley.

La alta conductividad de los nuevos nanocables los convierten en un material atractivo para la fabricación de dispositivos electrónicos y sensores miniaturizados para aplicaciones médicas o ambientales.

Escribe tus comentarios