Los drones se defienden contra armas láser diseñadas para derribarlos

Empresas comienzan a desarrollar contramedidas para este tipo de armas.


Mientras que  la  amenaza que representan los drones se ve incrementada por el creciente mercado, con naciones como Rusia y China exportando millones de estas maquinas, y con grupos como ISIS desarrollando sus propias versiones capaces de transportar explosivos, ingenieros de DARPA, Boeing, Lockheed y otras compañías investigan y desarrollan la tecnología láser contra drones.

Desde 1973 que la fuerza aérea Americana a experimentado con láseres para derribar objetos, y desde entonces, los drones han sido usados para probar la eficacia de estas armas. A pesar que los láseres aún son demasiado débiles como para usarse contra grandes estructuras como tanques o barcos, los drones actuales, son el objetivo perfecto, ya que son pequeños y livianos, haciéndolos presa fácil de esta tecnologia.

Asi fue como en2014 la primera arma láser (LaWS) entró en servicio a bordo del USS Ponce. Creada como un sistema de defensa contra drones, el LaWS del Ponce, abrió el camino a nuevas armas laser desarrolladas con este propósito, pero hay un problema, sus objetivos voladores están comenzando a defenderse.

LaWS del USS Ponce
LaWS del USS Ponce

Los fabricantes de estas maquinas voladoras han comenzado a dotarlos de medidas contra estos sistemas de defensa. ¿Como? – cubriéndolos de espejos.

Según Ryan Hoffman, director del programa de Contramedidas para Armas de Energía Directa, los espejos que están siendo usados son del tipo dieléctrico, los cuales tienen tasas de reflectividad de hasta un 99.99% lo que permitiría efectivamente deflactar los rayos láser y proteger los drones, sin embargo al no ser un 100% efectivos en reflejar la energía, un láser de alta potencia aún podría calentar el espejo y causar algún grado de daño.

Además, los espejos solo son efectivos en un cierto rango de longitudes de onda, y aún que protegerlos contra todas las longitudes de onda seria lo ideal, es técnicamente muy difícil” señala Hoffman.

Afortunadamente para los ingenieros en contramedidas, la mayoría de los láseres operan en una longitud de onda determinada, con lo que un espejo dieléctrico podría funcionar, mientras el operador supiera en que longitud de onda opera el láser defensivo al que se enfrenta.

También, combinando los espejos con otras medidas defensivas como las coberturas con materiales ablativos, los cuales al ser impactados por un láser, se vaporizan absorbiendo la energía y disipando el calor, podría maximizarse la protección.

Incluso algunos fabricantes están comenzando a incorporar sistemas de generación de cortinas de humo, el cual afecta negativamente la efectividad y potencia de los laser, impidiendo que causen daño.

Pero quizás el sistema de protección contra láseres más ambicioso sea el proyecto Helios, un sistema defensivo para pequeños drones desarrollado por Adsys Controls, que consiste en un par de sensores que detectan haces de luz láser y rastrean su fuente, entonces dirigen un haz de luz propio en su contra, no con el fin de destruirla, sino que de confundirla.

Los sistemas de láser contra drones se basan en la luz reflejada para detectar si están impactando sobre el blanco, la luz enviada de vuelta  por el helios, confundiría los sensores del sistema de defensa, impidiendo que puedan concentrar sus láseres lo suficiente sobre el objetivo como para causarle daño.

Por lo visto, si las armas laser son nuestra única medida defensiva contra los drones, estamos en problemas.

Escribe tus comentarios