ex-machina-photo

Que tan lejos estamos realmente de crear el primer androide?

Los avances en electrónica, mecánica, computación e inteligencia artificial nos ponen más cerca que nunca de la creación de la primera maquina pensante con forma humana.

“Ningún robot causará daño a un ser humano o permitirá, con su inacción, que un ser humano resulte dañado.
Todo robot obedecerá las órdenes recibidas de los seres humanos, excepto cuando esas órdenes puedan entrar en contradicción con la primera ley.
Todo robot debe proteger su propia existencia, siempre y cuando esta protección no entre en contradicción con la primera o la segunda ley.”

Desde que Isaac Asimov despertara conciencia en la sociedad sobre las implicaciones éticas de la creación de maquinas inteligentes, con la publicación de las tres leyes de la Robótica, el hombre continuamente se pregunta que tan cerca estamos de alcanzar dicho objetivo, la respuesta: más cerca que nunca.

Los avances en tecnología de materiales, electrónica, mecánica e inteligencia artificial de los últimos 10 años han sido francamente impresionantes, al punto que algunos investigadores creen que estamos en los albores de la revolución robótica, una etapa muy similar a lo que ocurría en los años 70 previo a la revolución de las computadoras de los ochenta.

Pienso que la tecnología robótica cambiará lo que somos, de la misma manera como los lentes o el fuego cambiaron la forma en que éramos antes”, dice Rodney Brookes, ex director del Laboratorio de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT.

Los últimas creaciones de empresas como Honda o la americana Boston Dynamics son capaces de interactuar y reaccionar a su entorno de manera autónoma, realizar trabajos simples y resolver problemas básicos, al punto que comienzan a parecerse menos a simples máquinas y más a nosotros.

Un ejemplo de lo anterior lo tenemos en “Atlas” uno de los prototipos humanoides mas avanzados de Boston Dynamics, el cual es capaz de sortear obstáculos y moverse en terrenos agrestes, incluso trepar y arrastrarse usando sus manos si es necesario. Altamente articulado, su diseño le permite el uso de herramientas diseñadas para humanos.

Verlo en movimiento, es un tanto inquietante, debido a la naturalidad y semejanza con los movimientos humanos.

Escribe tus comentarios