1478203135-nasa-tormenta-solar

Una explosión solar abrió un agujero en el campo magnético de la Tierra

El suceso astronómico sucedió en Junio de 2015 y por suerte sólo duró algunas horas, luego el campo magnético terrestre logró restablecerse.

El campo magnético de la tierra, ese responsable de las hermosas auroras boreales y también  de nuestra existencia, al prevenir que la radiación y los rayos cósmicos nos aniquilen, tuvo una brecha.

Un estudio recientemente publicado, ha revelado que en Junio de 2015, el telescopio de muones GRAPES-3, midió un incremento del flujo de rayos cósmicos penetrando la atmosfera de la Tierra.

Un posterior análisis detallado, conducido por investigadores del Instituto de Estudios Fundamentales de Tata en India, encontró que el plasma proveniente de una erupción solar producida el 21 de junio de 2015 y registrada por el Observatorio Solar y Heliosférico de la NASA despidió plasma hacia el espacio que habría abierto temporalmente un agujero en el campo magnético de la tierra.

On August 31, 2012 a long filament of solar material that had been hovering in the sun's atmosphere, the corona, erupted out into space at 4:36 p.m. EDT. The coronal mass ejection, or CME, traveled at over 900 miles per second. The CME did not travel directly toward Earth, but did connect with Earth's magnetic environment, or magnetosphere, causing aurora to appear on the night of Monday, September 3.  Picuted here is a lighten blended version of the 304 and 171 angstrom wavelengths. Cropped Credit: NASA/GSFC/SDO NASA image use policy. NASA Goddard Space Flight Center enables NASA’s mission through four scientific endeavors: Earth Science, Heliophysics, Solar System Exploration, and Astrophysics. Goddard plays a leading role in NASA’s accomplishments by contributing compelling scientific knowledge to advance the Agency’s mission. Follow us on Twitter Like us on Facebook Find us on Instagram
Emisión de masa coronal Creditos: NASA/GSFC/SDO

La tormenta Solar rankeada como G4 en la escala de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) lo que significa “severa”, fue tan energética, que causó que el campo magnético de nuestro planeta se comprimiera desde 11 veces el radio de la Tierra a solo 4, lo que desató  una tormenta geomagnética que provocó intensas auroras boreales y pérdida de señales de radio en el hemisferio norte.

Ese 21 y 22 de Junio hubo un aumento significativo en el número de muones y el debilitamiento del campo magnético de la Tierra permitió que los rayos cósmicos fluyeran a través de la magnetosfera hacia la atmósfera sin ser desviados.

Afortunadamente, la grieta solo duró unas cuantas horas, y el campo magnético retornó a su tamaño y fuerza original. Es más, hay una buena probabilidad de que esta ‘herida’ cósmica haya ocurrido anteriormente en el pasado, pero el fenómeno no había podido ser detectado ni medido hasta ahora, y es casi seguro que volverá a repetirse en el futuro.

Escribe tus comentarios